21 febrero 2021

Jesucristo siempre es vencedor

Exposición # 11 –

Lo más importante en la Biblia no es la explicación de dónde proviene el mal, sino una demostración de cómo Dios entra en él y lo convierte en todo lo contrario: justicia y gozo permanentes. Había señales en las Escrituras a lo largo del camino de que esto sería así en cuanto al Mesías. A José, el hijo de Jacob, lo vendieron como esclavo en Egipto. Por diecisiete años Dios pareció
abandonarlo. Pero Dios estaba en esto y lo hizo gobernador de Egipto, de modo que durante una gran hambruna pudo salvar a los mismos que lo vendieron. La historia se resume en una palabra de José a sus hermanos: “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien” (Gn. 50:20). Fue una prefiguración de Jesucristo, que se vio abandonado a fin de salvar».

Veamos el fina de esta serie bajo el siguiente bosquejo de estudio:

  1. Jesús y los que estuvieron en contra
  2. Jesús como instrumento divino
  3. Jesús en consonancia con la profecia