Irina González Félix

Irina González Feliz

Nací en un hogar cristiano y desde pequeña asisto a la Iglesia de Convertidos a Cristo.

A pesar de que durante varios años escuché la palabra de Dios, fue a la edad de 8 años, el 30 de julio del 2003, que el Señor me dio convicción y en mi casa oré con mi mamá aceptando a Cristo como mi salvador.

Recuerdo que desde ese momento estuve más consciente de mis pecados y de que ofendían al Señor.

Mientras iba creciendo Dios fue trabajando en mi vida y utilizó diferentes instrumentos para hacerme crecer: mis padres, mi colegio, mis amigos y la iglesia. Las clases de los miércoles dirigidas a jovencitas, el grupo de jóvenes los sábados y el culto del domingo, fueron medios que Dios utilizó para hacerme aprender más de él y su palabra.

Me siento privilegiada de tener una iglesia de sana doctrina que me permite conocer más al Señor, pero también de ser parte de un cuerpo en el que me siento amada y animada.

He tenido el privilegio de servir al Señor en ministerios junto con otros siervos de Dios que también han sido de mucho testimonio para mí, hermanos que aprecio mucho.

Igualmente, mis pastores, que en diferentes etapas de mi vida y cada uno con sus cualidades, han impactado mi vida con sus testimonios y sus consejos.

Ninguna iglesia es perfecta, pero agradezco al Señor que me permitió ser parte de este cuerpo que amo entrañablemente.